Duduyemi

Todo comenzó por no amar mis diferencias…

Duduyemi es un nombre de origen Africano, de Nigeria que significa «Orgullo de mi color».

Me crié en la zona sur de Madrid donde apenas había familias negras.

En ese momento solo quería ser igual que los demás niños y tener  unos rasgos y un nombre «normal» para pasar desapercibida.  Me sentía inferior por mis diferencias raciales,  y culturales ya que desde muy pequeña dejé de aceptarlas y a compararlas con el resto de personas con las que me rodeaba.

Vivir esto y otras cosas más con respecto a los valores de mi familia, me hizo entender que la falta de aceptación por lo que uno trae de sus raíces nos piden indagar en nuestra familia de origen para conocernos en profundidad y encontrar respuestas que nos guíen.  Si buscas dar con las claves de una nueva configuración para tu  despertar, es necesario ahondar en tus percepciones pasadas ya que ellas son las que intervienen en tu proceso de transformación.

Y lo pienso por un simple motivo: si ahora estoy aquí, es porque crecí con una familia desestructurada que me hizo superarme sin cesar.

En la primera etapa de crecimiento se fraguan nuestras creencias, miedos y comparaciones. Y esto sucede en todos los seres humanos. Sin importar cómo somos o de dónde venimos.

Todo presente refleja una percepción pasada que está conectada a una realidad propia que nos quita felicidad en alguna parcela de nuestra vida. 

No necesitas cambiar, tan solo descubrirte

A través de mis formaciones y mentorías me encargo de guiarte para que encuentres la pieza del puzle que te parecía no encajar y que solo necesitaba encontrar el ángulo correcto.

Te brindo las herramientas que a mí me siguen ayudando en el día a día y los medios que me costaron años conseguir para que tengan el camino hacia la felicidad marcado desde el principio.

Ya seas una mujer emprendedora, empresaria o trabajadora, me vuelco al 100% en cada caso para conseguir el cambio que están buscando. Por eso, seré clara y directa para que no pierdas el tiempo y rápidamente comiences a notar los cambios.

Porque descubrir la verdad puede provocar confrontaciones contigo misma en un principio hasta que te das cuenta de que es mucho peor sentir que tu vida no te pertenece en absoluto, o que hasta ahora has sido incapaz de hacer el cambio que siempre has querido para ti.