Duduyemi

El disfrute puede convertirse en auto saboteo

El disfrute puede convertirse en auto saboteo

Buenos días con alegría ¿Qué tal? 

Si te pasa como a mí que te súper encantan los viernes, quiero contarte la simbología del viernes y lo que puede suponer no saber gestionar con consciencia tus momentos más álgidos de disfrute…

Cuando se va acercando el fin de semana, a no ser que seas de l@s que “curran los findes”, uno piensa en ellos como el momento más grande de placer y ocio donde poder explayarse en el jolgorio, descanso, procrastinación, derroche, etc. 

Pero hoy, quiero puntualizar un dato importante y relevante que me ayudó a reinterpretar los fines de semana en los que solía perder la serenidad, porque aunque vivía convencida de que desde los excesos o procrastinación era súper feliz, me di cuenta que resultó ser justo lo contrario. 

Quiero explicarte que ciertos placeres mundanos que en muchos momentos nos atrapan y nos hacen pensar que es ahí donde está la única forma de disfrute, nos hacen ser adictos y encasillarnos a ciertos comportamientos. 

“Los fines de semana, en vez  de darnos energía parece que nos quita la del resto de la semana”. Más que nada porque no queremos volver al inicio de esta. No somos conscientes de que la gran mayoría entramos en un estado de hipnosis aguda que nos lleva a comprar de todo, bebérnoslo y comérnoslo todo, u entrar en una vaguedad o pereza profunda. 

“Los viernes son un punto de inflexión al igual que los lunes”

Los lunes nos preparamos para que todo fluya y así poder abordar la semana de trabajo y sus obligaciones. Y los viernes, preparamos los días de gloria donde sentimos que elegimos nuestro tiempo más ocioso, creativo y emocional. 

Los fines de semana aprendemos a desarrollar nuestro mundo emocional. Gestionamos nuestros comportamientos en relación a las emociones que necesitamos vivir y las relacionamos (la mayoría de las veces) a los alimentos, sustancias u personas. 

Esperamos que suceda algo muy mágico y muy distinto a lo que vivimos el resto de la semana, sobre todo cuando no nos sentimos felices el resto de los días. Esto último incluye en gran parte en eso de querer darlo todo durante el “finde”. 

Si durante la semana sientes que esta ha sido muy dura, te ha aportado mucha presión, aburrimiento o estrés, (más del que deberías) y has estado sometid@ a niveles altos de amargura o preocupación, a partir del viernes, es mucho más probable tirar la casa por la ventana y verlo como un momento de revitalización, escape, permisión, flexibilidad, mimo o auto cuidado.  

“Los fines de semana, en vez  de darnos energía parece que nos quita la del resto de la semana”. Más que nada porque no queremos volver al inicio de esta. No somos conscientes de que la gran mayoría entramos en un estado de hipnosis aguda que nos lleva a comprar de todo, bebérnoslo y comérnoslo todo, u entrar en una vaguedad o pereza profunda. 

“Los viernes son un punto de inflexión al igual que los lunes”

Los lunes nos preparamos para que todo fluya y así poder abordar la semana de trabajo y sus obligaciones. Y los viernes, preparamos los días de gloria donde sentimos que elegimos nuestro tiempo más ocioso, creativo y emocional. 

Los fines de semana aprendemos a desarrollar nuestro mundo emocional. Gestionamos nuestros comportamientos en relación a las emociones que necesitamos vivir y las relacionamos (la mayoría de las veces) a los alimentos, sustancias u personas. 

Esperamos que suceda algo muy mágico y muy distinto a lo que vivimos el resto de la semana, sobre todo cuando no nos sentimos felices el resto de los días. Esto último incluye en gran parte en eso de querer darlo todo durante el “finde”. 

Si durante la semana sientes que esta ha sido muy dura, te ha aportado mucha presión, aburrimiento o estrés, (más del que deberías) y has estado sometid@ a niveles altos de amargura o preocupación, a partir del viernes, es mucho más probable tirar la casa por la ventana y verlo como un momento de revitalización, escape, permisión, flexibilidad, mimo o auto cuidado.  

Mi consejo es: 

  1. Cada viernes haz un chequeo de cómo ha sido tu semana. Esto te permitirá recoger datos relevantes para saber dónde puede estar  la frustración que te lleva a creer que la manera que tienes de desfogarte y pasártelo bien es desde los excesos o desde la procrastinación. 
  2. Piensa qué comportamiento y emoción estás apegad@ que no consigues dártela el resto de la semana. 
  3. Seguro que hay planes que te gustaría hacer y no haces porque piensas que hay algo o alguien que te limita, o que sol@ no lo puedes hacer y tiras por los planes fáciles y ya conocidos. ¿Qué acción nueva te gustaría hacer? 

Los viernes son para sacar conclusiones óptimas sobre el resto de la semana para así ser más consciente de cómo estas son capaces de influir en cómo decidimos vivir y estar durante el fin de semana.

Traer presencia es tomar consciencia de cómo son nuestras rutinas y cuáles nos restan y cuáles nos suman. Hacer esta práctica te permitirá generar expectativas más amables para tu desarrollo. A mí hacer este “resert” semanal me ayudó mucho a darme un disfrute mucho más pleno y con más presencia durante mis fines de semana. 

CUÉNTAME! 

¿Cuáles suelen ser tus planes durante el fin de semana?
¿Te gustaría incorporar nuevos hábitos pero no te atreves?
¿Vivirías en un fin de semana continuo?

El viernes es mi día libre porque yo soy de las que trabaja sábados y domingo por la mañana, así que, comienzo mi viernes yéndome de museo y después a comer a un sitio Healthy con una amiga…El domingo por la tarde, me iré de caminata por Hyde Park para estar pronto en casa y prepararme para el lunes. 

Nos vemos el martes compañer@
Te deseo un gran fin de semana lleno de consciencia. 

Muuuax!! 

Más leído

Newsletter

Comunica y lidera

 La llama que llevo dentro nunca se apaga, está implícita en mí, es algo que veo reflejado en otras mujeres. A través de vosotras me

Leer Más »
duduyemi.es

Post relacionados

Tengo miedo a no gustar

Cuando buscamos exponernos ya sea en el ámbito social o profesional surgen  dudas sobre una misma que nos llevan a ciertos  bloqueos comunicativos como: Cada

Pago a través de transferencia bancaria​
Indíquenos vuestros datos y enviaremos las instrucciones para poder realizar el pago a través de transferencia bancaria
Opciones de pago financiado
Pago mensual

2 cuotas de 410€ Cada una