fbpx

DES-CONEXIÓN EN VERANO

“No viajamos para escaparnos de la vida, sino para que la vida no se nos escape” Anónimo.

Cuando llega el momento del destape y el calor, nuestro mundo se reduce a tener un propósito : DISFRUTAR.

Nuestro pensamiento más latente es viajar para sentir que somos libres, COMPARTIR con amigos, pasarlo bien y olvidarnos de los problemas o desafíos que tenemos a diario. Nos motiva sentir que podemos derrochar vida para olvidarnos de la rutina que llevamos.

La búsqueda y la inquietud por estar estimulados por sentimientos nuevos, hace que el corazón se nutra de  emociones amorosas y placenteras. Lo que no sabemos es que esa felicidad comienza por poder dárnosla en soledad y poder sentir que dentro de uno existe todo lo que buscamos fuera. Así podremos tener la certeza de que estamos compartiendo algo puro de nosotros que nos ayuda a conocernos y a dejar de pensar que el amor y el gozo depende de otros.

De alguna forma, darse al disfrute es una manera de compartir una parte de ti por la que sientes afecto. De ahí que mi propuesta para esta estación sea la conexión con el  tacto que tanto favorece y nos ayuda a acariciar una parte áspera que está latente en nosotros.

Conectar es la palabra más acertada para tomar conciencia y hacer una mejor versión. “Conoce aquella parte de ti a la que tienes que darle amor para poner en práctica un nuevo  aprendizaje”. Llevo años pensando en la carga emocional que lleva la palabra desconexión y cómo la usamos constantemente en el periodo vacacional. Hace aproximadamente dos años, me di cuenta que no necesitaba desconectar, sino más bien CONECTAR en cada viaje que hacía. De manera constante, nos encontramos en momentos diferentes y esto requiere ANALIZAR Y PENSAR  para poder  desarrollar un nuevo conocimiento sobre el asunto.

Antes de trabajar en lo que es ahora es mi pasión, sentía un gran alivio al irme de vacaciones, me olvidada de todo, la vuelta de la rutina me horrorizaba y tan sólo pensaba en buscar la manera de congelar el tiempo para extenderlas más y más.

Ahora disfruto de mis días, mi trabajo me permite cada vez desarrollar más mi pasión, cada día es un viaje diferente, un aprendizaje constante lleno de experiencias que me lanzan al más puro encuentro con lo que verdaderamente me hace feliz. Todos y cada uno de nosotros nos merecemos esto, todos tenemos un talento que no estamos desarrollando y el tenerlo aparcado nos impide que podamos hacer de nuestro trabajo nuestra PASIÓN. 

El verano trae consigo una emoción y un gran aprendizaje, nos habla de la toma de conciencia, nos da la conexión  a la creatividad y nos induce al amor hacia la realización personal. Por eso es importante que además de pensar en el disfrute, des un paso más y analices que cambios puedes dar y pregúntate :¿Qué hay en mi cabeza que me gustaría hacer? Y llévatelo como compañero de viaje.

Sin preguntas no hay respuestas, y las vacaciones son perfectas para sacar conclusiones desde la paz y el descanso. 

OS PROPONGO UN VIAJE  DIFERENTE:

1-Comer bien y tener hábitos que te ayuden a estar en equilibrio, como por ejemplo aprender a meditar cada mañana 5 minuts y eliminar un alimento que sepas que no te sienta bien.

2-Descansar y CONECTAR con lo que te haga feliz  darte tu lugar de la manera que quieras : Ver el mar o montaña en soledad y regálate unos minutos para ti.

3-Ríete mucho! a carcajadas todos los días tu sólo o en compañía. Muévete haz algo de ejercicio, baila o camina  un rato largo todos los días.

4-Elimina todo aquello que no te haga feliz, haz una lista de cosas y piensa que puedes hacer a la vuelta de tus vacaciones que sume y mejore tus días.

Que paséis un verano lleno de PAZ, SERENIDAD Y DIVERSIÓN. La vida es un regalo, no la malgastes queriendo escapar. 

“Tu tarea es descubrir tu mundo y luego entregarte a él con todo tu corazón”.Buda. 

Hasta la semana que viene bellos y bellas. Namasté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *