“Sentir el luto en nuestro corazón, nos cede el derecho de destruir las costumbres que ya no sirven y que un día creamos “

 

Así comienzo mi post, hace mucho tiempo que no me pasaba por aquí a escribir. En verano siempre retomo la escritura, para mi es una estación reveladora. Siento su  atrevimiento, soltura, coraje y claridad. Si hago recuento, todos y cada uno de los veranos, han marcado mi vida, de una manera u otra, han sido un pellizco para mi corazón y su latir.

El verano es calidez, el fuego nos calma y al mismo tiempo provoca un ardiente deseo de engrandecernos, de ser vistos para hacer grande la llama que nace dentro de nosotros. Simboliza una mirada introspectiva para poder conocerse, salir al mundo y abrazarlo con ahínco e ilusión.

Con respecto a la imagen, nos ayuda a trabajar la aprobación, a gustarnos y a seducirnos encontrando un punto álgido para lucir con más esencia y menos apariencia. Es un estado que nos aproxima a la escucha, nos da silencio para integrar conciencia para que esta nos ayude a deslumbrar de manera natural, teniendo como resultado el inicio de una nueva creación.

Nos acompaña para que nos elogiemos con palabras amables y llenas de amor, para que tengamos una posición que nos libere de algún dolor que se creó en nuestro foro interno. Necesitamos reiniciar nuestro estado, escucharnos para crear un nuevo punto de partida y así comenzar a ver en nosotros una nueva manera de deslumbrar. Nos reconforta,  nos da un sinfín de atardeceres para que tengamos nuevas oportunidades de profundo reciclaje . El sol nos da luz, nos contagia de alegría y satisfacción para acogernos al presente y aprender a bailar con las posibilidades del aquí y ahora y sacarlas el máximo esplendor.

Es una mirada profunda y compartida para saber relacionarnos con actitud generosa hacia nosotros y hacia el mundo. 

 

Es la época del destape, nos quitamos las capas que hasta ahora nos protegían y nos mantenían en lo oculto. El verano es vulnerable, amable, nos exige grandes momentos de silencio interno para comprobar nuestro nivel de escucha, pues así es como se comprueba la relación con el YO más sensato y desconocido que convive en nuestro interior. Nuestro corazón aprende a encontrarse completo y no necesita distracciones superfluas ni embriagarse de vicios externos para encontrarse con la alegría. Su energía de fuego, viene a realizar una gran conciliación  hacia aquello que debemos perdonar para unir las partes que viven y se manifiestan de forma inconexa. No debemos olvidar, que siempre es más fácil desarrollar nuevos conocimientos en una estación de luz que de oscuridad, cada estación llega para trabajarse de manera diferente, para fluir con nuestros estados internos a la vez que lo hace la naturaleza, para no ir en contra de sus enseñanzas que nos brindan la oportunidad de evolucionar.

Si quieres cambiar algo de tu vida, tienes que renunciar con humildad a algún pensamiento arcaico que condiciona tu presente. Todo lo que te sucede tiene que ver con tu propia interpretación de las cosas. Si cambias tu manera de funcionar mentalmente en vez de ignorar lo que se repite, abrirás la puerta que necesitas en este momento. Puede que cuando la abras, no encuentres lo esperado, e incluso puede que te lleve un tiempo comprenderlo, pero si quieres transformarlo, debes hacerte preguntas que hasta ahora no te has hecho.

“En la primavera se siembra la semilla y en verano se riega para evitar su sequía”.

 

PASOS PARA SUPERARTE 

1.Inicia un nuevo reconocimiento para salir de la lucha que te crea no posicionarte desde tu parte auténtica con fluidez. ¡Tiene que provocarte placer verte y sentirte!

2.No crees expectativas de tu cuerpo o en definitiva de tu apariencia, sin que estas puedan acometerse desde la alegría y el amor.

3.Todo cambio que quieras realizar, no  lo hagas sin antes trabajar el aprecio hacia una parte de ti que haga que eleves tu nivel de conciencia para dejar de enemistarte con tu zona errónea.

4. Sírvete fielmente para aprender a darte momentos de soledad  que te reconforten y te hagan conectar con una parte nueva de ti. Escribe si es necesario todos los días unas líneas, para aprender a liberarte de las cadenas que mantienen tu mente ocupada para no pensar ni profundizar.

5. Indaga en tu estilo, en tu personalidad,  siéntete bonita y confiada para que tu belleza no dependa de nadie y aquello que está sin descubrir, te mantenga en un despertar para verte más completa y más feliz.

6. Cambia un hábito viejo por uno nuevo, revisa qué actitud o pensamiento tiene un estado sobrante en tu vida para que te ayude con tu reciclaje.

 

Sal de la razón que te mantiene  en lo viejo y saluda  lo nuevo, es tiempo de brillar, es hora que te provoque alegría lo que eres para comenzar a compartirlo y expandirlo.

Te dejo mi próximo programa online  Metamorfosis para que veas todo la confianza que puedes generar a través del reconocimiento y la aprobación de tu apariencia.

https://www.duduyemi.es/taller-online-metamorfosis-15072020/

 
¡ FELIZ VERANO FAMILIA!
 
 
 

2 comments

  1. Monica Delgado SanchezReply

    Me ha encantado tu post y cuánta razón tienes, gracias por enseñarme tanto, cada día aprendo de ti.
    Un abrazo muy fuerte

Leave a comment