“Haz de tu soledad una fiesta memorable ” Lorena Muñoz.


Mirando al horizonte sin saber ni donde ni porqué, me encontraba perdida mirando a la nada, añorando unas alas que me llevasen a algún sitio donde encontrar mi lugar…

De niña, recuerdo que en mis sueños más profundos, cuando se apoderaba de mí la soledad, soñaba que volaba.

En el inconsciente colectivo, reside la idea de que la soledad es algo enigmático imposible de disfrutar y mucho menos elegir. Aunque he de decir, que yo también he pasado por esta creencia hace algunos cuantos años….

Por aquel entonces, a mis veintitantos, era inviable el hecho de plantearme el disfrutar yo sola de las cosas cotidianas de la vida, pero un buen día la vida quiso que así fuera. Después de una ruptura, un cambio de hogar y de sentirme más perdida que un alpinista en el desierto, me enfrentaba a un nuevo desafío:¡ vivir sola!

Recuerdo que una vez mi madre, alias La espiritual me dijo: “Para librarte de los apegos, tienes que aprender a estar sola, eso demuestra madurez e independencia

Y ya sabéis lo que pasó, a parte de no hacerla ni caso pensé:”Eso lo dice porque a ella no la ha quedado otra” ¡Que crueldad la mía, es lo que tiene tener sangre escorpiona jajaja!

Además, sufría de una “patología” que está muy de moda: “amiguitis” crónica y no me sentía capaz de dar un paso sin mis preciosas amigas a las que debo tanto y a las que sigo adorando ahora más que nunca. Una de ellas una vez me regaló esta gran frase : “La amistad es libertad”. Y así es, tan bonita y real como ella.

A lo largo de mi vida, he comprobado que mis mayores encontronazos me han enseñado a necesitar mi espacio vital para comprender, aceptar y amar los procesos más duros e incómodos de mi vida. Mi querida soledad veraniega del 2009, me enseñó a fortalecer mi presente y a reconciliar una parte de mi futuro.

Por eso hay que aprovechar el momentum del verano ya que  nos enfoca hacia nuestro proyecto de vida. Su color AMARILLO nos aporta claridad mental para que usemos la conciencia y sepamos que nuestros conocimientos nos preparan el camino con intuición y estrategia.

Nos da la capacidad de poder partir el vuelo e incorporar a nuestra vida un significado donde se propicia lo nuevo.

Os propongo que volquéis una parte de soledad a vuestros días de verano, aunque sea media hora al día.  Reiniciar el cerebro para tener nuevos planteamientos  ACTIVOS frente a lo que queremos lograr, nos da la oportunidad de comenzar a incorporar acciones a conciencia. Así notaréis que vuestras capacidades están  claras para poder tomar decisiones sin evasión y dispersión.

Cuando uno habla de irse de vacaciones para desconcertar, probablemente es porque su VIDA no es como le gustaría que fuera, se siente carente de plenitud o quizá porque quisiera cambiar algo que se siente incapaz de hacer, y usamos este término como si se tratase de lo único que nos aporta la extrema felicidad. Parece que el ansiado momento de las vacaciones, sol, amigos, vino y cerveza sean los que más necesitamos en todo el año para que estos nos aporten la plena felicidad. Quizá no somos conscientes,  pero desconectados de nosotros y de lo que verdaderamente es importante lo hacemos durante los 365 días del año.

A si que, el verano está para CONECTAR con nuestros propósitos, para CONECTAR con nuestras capacidades, para CONECTAR con nuestras cualidades, para CONECTAR con lo que te ayuda a creer en tí y para CONECTAR con la liberación del resentimiento, culpas y PERDÓN.

Y así, si sientes que no estás en el trabajo que llena tus días de aprendizaje, o sientes que tu compañero/a de vida no es la adecuada, o te sientes sin alas atrapado/a en una vida que no te pertenece, podrás INICIAR nuevos PROYECTOS sabiendo que son necesarios para crecer y aprender.

Seria súper FANTÁSTICO que me acompañárais en el RETO: Verano en conexión”, dentro de unas horas os lo explico en instagran y facebook.

 

¡Namaste, guerreros incondicionales, que tengáis un verano repleto de Luz!!

 

 

 

 

 

Leave a comment